Asombro por la aparición de un tiburón de 7 metros muerto en Escocia

Hace 13 días, 15 horas

Residentes encontraron al animal, en peligro de extinción, enredado en una cuerda en Maidens

El cuerpo sin vida de un tiburón peregrino de 7 metros fue retirado de la playa de Maidens, en la costa de Ayrshire, Escocia, utilizando un montacargas. El tiburón fue hallado enredado en una cuerda, lo cual aparentemente causó su muerte.

El domingo por la noche, los residentes locales notaron al tiburón "forcejeando" en las aguas cercanas a Maidens, suscitando esperanzas de que podría ser rescatado. Sin embargo, más tarde se comprobó su fallecimiento. Yolanda McCall, una residente local, describió cómo la situación se desarrolló: "Estaba cerca de Maidens esa noche y un amigo me dijo que se estaba varando una ballena en la playa. Me contacté con los guardaparques de Culzean Country Park y mi esposo también notificó a la guardia costera".

McCall detalló que el tiburón estaba flotando en el agua, y no estaba claro si estaba vivo o muerto, por lo que se puso un traje de neopreno y entró en el agua para verificar. "Lamentablemente estaba muerto, pero parecía reciente, muy intacto. Estaba enredado en una larga cuerda, en su boca y atrapado alrededor de su cola", relató.

Asombro por la aparición de un tiburón de 7 metros muerto en Escocia

El incidente atrajo la atención de las autoridades locales y organizaciones dedicadas a la fauna marina. La Guardia Costera confirmó la muerte del tiburón, que presentaba signos visibles de haberse agotado en su intento por liberarse de la cuerda. "Quizás se cansó de tratar de liberarse. Muy triste", comentó McCall.

Los tiburones peregrinos son considerados una especie en peligro de extinción y habitualmente se avistan en la costa de Ayrshire durante los meses de verano. Estos tiburones son la segunda especie de tiburón más grande del mundo, solo superados por el tiburón ballena. Según los expertos, los cuerpos de estos tiburones generalmente se hunden cuando fallecen, por lo que encontrar uno varado es un acontecimiento inusual.

El hallazgo inicial llevó a algunos testigos a confundir el cuerpo del tiburón con el de una ballena debido a su tamaño. McCall comentó: "Al principio no podíamos decir si el tiburón estaba vivo o muerto, pero quería ayudar si aún seguía vivo y forcejeando".

El retiro del tiburón fue un desafío logístico debido a su enorme tamaño. Para poder retirarlo de la playa, se necesitó transportar un montacargas de grandes dimensiones hasta la orilla. Esta operación puso de manifiesto la magnitud del tiburón peregrino y la problemática del enmallado de fauna marina en redes y cuerdas, un problema recurrente que afecta a diferentes especies.

Finalmente, se señala la importancia y urgencia de tomar medidas para proteger a estos tiburones, considerando su estatus de vulnerabilidad y la frecuencia con la que quedan atrapados en herramientas humanas. La situación también subraya la necesidad de mayor educación y concientización sobre la vida marina y las amenazas a las que se enfrentan.

Asombro por la aparición de un tiburón de 7 metros muerto en Escocia

El Scottish Marine Animal Stranding Scheme y el British Divers Marine Life Rescue fueron algunas de las organizaciones que participaron en la respuesta y reporte del incidente, enfatizando que la muerte del tiburón peregrino no fue un caso aislado, sino parte de un problema mayor de impacto humano en la fauna oceánica.

Cómo son los tiburones peregrinos de las aguas escocesas

Los tiburones peregrinos que se encuentran en las aguas de Escocia pueden alcanzar hasta 12 metros de longitud y pesar varias toneladas. A pesar de su tamaño, son inofensivos para los humanos, ya que se alimentan de plancton utilizando su enorme boca abierta mientras nadan.

Estos tiburones migran a las aguas escocesas especialmente durante los meses de primavera y verano, cuando la concentración de plancton es mayor. Su comportamiento es generalmente solitario, aunque pueden formar pequeños grupos durante la temporada de alimentación. Son conocidos por sus espectaculares saltos fuera del agua, a veces llamados breaching.

Las costas escocesas, especialmente alrededor de las Islas Hébridas y las aguas occidentales, son puntos de avistamiento común para los tiburones peregrinos, atrayendo tanto a científicos como a turistas interesados en observarlos en su hábitat natural. La conservación de esta especie es importante debido a su lenta tasa de reproducción y a las amenazas que enfrentan, como la pesca accidental y la contaminación marina.